111134
Anónimo

Mira, cierta vez me pasó con una chica unos 22 años menor, ella andaría en los 12 años y era impúber. No me dio un beso pero en esa ocasión tuve que ayudarla a bajar de una alta plataforma a instancias de mi mujer que me rogaba que la ayudase. No hubo más remedio que tomarla en los brazos como en las películas hacen los galanes antes de entrar a la cámara nupcial. La chica se agarró muy fuerte de mi cuello y apretó su cuerpo fuertemente contra el mío. Fue sólo unos segundos pero duró una eternidad... hasta que salté con ella en brazos. Desde entonces, la chica venía siempre a saludarme con un beso en la mejilla tal como si yo fuera su salvador. Era obvio que en su cabecita estaba turbada y quizá hasta enamorada porque desde entonces miró siempre torcido a mi mujer mientras tenía sólo ojos para mí. Y se siguió dando máquina hasta los 18 años cumplidos por lo menos. Pero yo nunca la alenté aunque, te confieso, me halagaba ese amor en silencio. Y nunca la alenté aún después de separarme de mi mujer y cuando la chica era mayor. Y, ojo, era una chica muy hermosa que además se volvió hermosísima de grande. Así, que ojo, hay hombres que sabemos ser caballeros...

03:52 05/10/2013

¡Puntúa el comentario 111134! 4.7/8 (3 votos)




El comentario pertenece a la Confesión 21780, haz click para acceder.

Si crees que el comentario es útil, te ha ayudado a ti, piensas que puede ayudar al autor de la confesión o a personas en su situación, por favor, valóralo positivamente. De esta manera ayudas al confesante a valorar el comentario, y al comentarista que verá su esfuerzo recompensado.
0.00865697860718