196589
Anónimo

Mi mujer fue infiel entre los 32 y los 38. Llevaba 7 de casada, sus 2 primeros hijos ya iban a la escuela, volvió a trabajar afuera y un compañero de oficina estaba muy bueno y le tiró los garfios. Conmigo se llevaba bien, no fue infidelidad por problemas matrimoniales.
A los 38 el amante de turno (otro) entró en crisis en su propio matrimonio, la presionó para que me dejara, un poco la acosaba, ella me contó todo y hasta me pidió ayuda para sacarlo de encima. Fue un poco raro.
Después de eso quiso que tuviéramos otro hijo para "recomponer el matrimonio". Lo tuvimos y todavía es el consentido de todos los demás, incluidos sus hermanos mayores.
Pero cuando ese chico entró al ciclo escolar ella dedicó algún tiempo a "navegar por la red". Tuvo "cyernovios", con algo de "cybersexo", aunque siempre eligió gente de lejos, como para evitar encuentros físicos. Jugar sin consecuencias, sin crisis como la que tuvo con su último amante. Esos fueron sus 40.
Creo que algunas mujeres son románticas y les gusta tener una vida de novela. El matrimonio las aburre al cabo de unos años y el marido se enfoca mucho en el trabajo. Los hombres podemos tener sexo sin mayores motivos pero a algunas mujeres necesitan romance para llegar a eso. En el caso de mi esposa, yo podía sospechar que tenía una aventura porque tenía mejor sexo con ella, y no menos, en esa etapa. Y así fue.
Pero si usted ama al suyo se encargará de no aburrirse con él. Igual creo que un par de infidelidades en un largo matrimonio con la alegría de los hijos propios es nada. Un recreo en toda una vida. El temor ancestral para el hombre es criar hijos que no sean suyos; con la información y las técnicas de ahora ese riesgo se puede reducir a nada.

04:36 02/09/2018

¡Puntúa el comentario 196589! 4.0/8 (3 votos)




El comentario pertenece a la Confesión 50816, haz click para acceder.

Si crees que el comentario es útil, te ha ayudado a ti, piensas que puede ayudar al autor de la confesión o a personas en su situación, por favor, valóralo positivamente. De esta manera ayudas al confesante a valorar el comentario, y al comentarista que verá su esfuerzo recompensado.
0.0083589553833