196747
H
Marcelo (948)
Registrado hace: 1471 días
Estado: Activo. Privado. Plus!
Firma:
Nada es lo que parece.

¿Estancados?, ¿aburrida?, ¿rutina?, siente que falta algo pero no sabe que es.

Que es lo mismo decir, que las mujeres, "no saben lo que quieren, pero lo quieren ahora".

Dejando la ironía de lado, es septiembre, primavera, me siento optimista, le acerco una explicación.

Esa sensación de insatisfacción permanente, que tiene la mujer, tiene su origen, es un mandato natural, que cuando le fue impuesto, tenía que ver con su previsibilidad, seguridad, alimentos, futuro, es decir con asegurar y elegir, las mejores opciones, para su supervivencia y la de su eventual cría.

Por ese entonces, vivíamos en las cavernas, carecíamos de cualquier tecnología, y la mujer apenas alcanzaba su capacidad reproductiva, quedaba embarazada, y el macho dominante, no le preguntaba si quería o estaba enamorada, ya había disputado y se había impuesto a otros machos, y así adquiría su derecho al acceso a las hembras.

La mujer conocía de su “desventaja” y por eso acaparaba alimentos, pieles, mejores cuevas y más seguras, alianzas con otras mujeres, eso hacía que haya más machos defendiendo y cazando para su núcleo social, aumentando las posibilidades de completar con éxito la supervivencia.

La civilización y su organización social, hizo que esos riesgos, que enfrentaba la mujer, para la supervivencia cada vez, fueran menores, pero el mandato sigue siendo el mismo.

Si se le incorpora el juicio ético, a esa conducta de la mujer, entonces pasa a denominarse, hipergamia, interés económico, seguridad, egoísmo, ginocentrismo, ambición.

Pero en cualquier punto, del tiempo evolutivo, la conducta de la mujer, tiene como "disparador distintivo", lo que gatilla o despierta, esa conducta, es "el inconformismo", "insatisfacción", "aburrimiento", "sensación de estar incompleta".

Algo que el feminismo y su radicalización, ha potenciado, deformándolo mucho más.

Y esa es la explicación resumida que puedo acercarle Confesante,

Ese “inconformismo”, no le deja evaluar y mesurar correctamente, al hombre que tiene a su lado, al proyecto de vida que podría significar, juntos.

Ese “inconformismo” más el adoctrinamiento feminista, le hace creer que existe un hombre y una situación, que no existe, que no es real.

El amor para toda la vida, se construye, se trabaja, se pelea día a día, donde son pocas las rosas y muchas las espinas, no viene de arriba y como por arte de magia, como en las novelas, en los cuentos de doncellas, en muy muy lejano.

En el mundo real, es tiempo de rutina de pareja, de pasar el tiempo juntos, así sea de vicio, de charlas intrascendentes, de risas, de rencillas, de celarse mutuamente, de pertenecerse uno al otro, de identificarse uno con el otro.

Tiempo de construir lazos afectivos fuertes y duraderos con el sexo, tiempo de construir cimientos reales, tiempo de aprender a aceptar defectos, deje de juzgar a su pareja, aprenda a balancear correctamente, las cosas buenas y malas.

Deje de pensar en algo que ni sabe que es, de construir castillos en el aire, después vendrán los hijos, las responsabilidades, el trabajo, el cansancio, el hastió, menor deseo sexual, todo se le va a caer, se va a volver fea, renegona, quejosa.

Si ahora de novia, con semejante mochila, de lata quejosa, que futuro le espera, sino recapacita.

En definitiva, algo que solo podrá sortear, si ha construido en este tiempo, las sólidas y solventes bases de su pareja y en definitiva de su proyecto de vida.

Y si existe, plenitud y satisfaccion en la vida, la encontrará alli mismo.

07:14 06/09/2018

¡Puntúa el comentario 196747! 6.5/8 (13 votos)




El comentario pertenece a la Confesión 50896, haz click para acceder.

Si crees que el comentario es útil, te ha ayudado a ti, piensas que puede ayudar al autor de la confesión o a personas en su situación, por favor, valóralo positivamente. De esta manera ayudas al confesante a valorar el comentario, y al comentarista que verá su esfuerzo recompensado.
0.0776278972626