Estás viendo la Confesión 22977, ubicada en Decepciones. ¿Quieres ver más Confesiones de Decepciones?

Cansado de todo esto

Me siento cansado, siento que últimamente nada ha salido bien. Tengo una enorme presión de trabajo, siento que mi esposa y yo nos alejamos cada vez más, el sexo ya no es lo mismo, prácticamente es una negociación llegar a hacerlo, quizás soy un mal amante, no sé... quizás ya no le gusto, o quizás ya se arrepintió de haberse casado conmigo, o siento que en cierta forma le arruiné su vida, su juventud, tenemos una nena de 3 años, quizás ella fue un parte aguas, porque antes de ella todo era así mas "light", nada nos preocupaba, hacíamos el amor a cada rato, de todas las formas y cualquier lugar era bueno. Sé que para ella es más pesado que para mí, porque pasa todo el día con la niña, y es estresante, es una niña muy activa, los quehaceres de la casa, yo entiendo que ella a veces quiere salir a divertirse, y yo soy todo lo opuesto, he tenido mis aventuras... no lo niego, pero no llenan ese vacío ni se comparan como hacerlo con ella. A veces quisiera encontrar a una persona a quien pueda confesarle todo esto que siento y que me está sofocando poco a poco, siento que a veces mi corazón se detendrá y solo cerraré los ojos para nunca más abrirlos. Antes de mi nena decía que cualquier lugar, cualquier hora era buena para morir, ahora no la quiero dejar sola en este mundo cruel y despiadado, además soy de la idea de que un niño debe crecer con sus dos padres, que la felicidad de los papás ya no importa más que la de ellos, quizás suene muy anticuado, pero así pienso. Quiero sacar todo esto, es pesado, es querer llorar y no poder, mi filosofía siempre ha sido... nunca quebrarse, me pueden doblar a más no poder, el trabajo, los problemas económicos, los problemas de padre, con mi esposa, con mi vida aburrida, mi cansancio, pero ya no estoy seguro de poder resistir más, quiero un respiro, solo cerrar mis ojos y dormir como nunca, recuperar mis fuerzas, mis energías, porque soy fuerte, muy fuerte, simplemente el peso sobre mis hombros creo que es muy grande, y quizás no lo sea, pero el cansancio constante de mi vida me ha debilitado. Soy de las personas que ríen a carcajadas, siempre ha sido mi escudo, mi careta, mi caparazón con el que me protejo, pero creo que casi, casi, me quiebro, pero con mis pocas fuerzas me niego a hacerlo.

Fecha 24/08/2013 Vistas 877 Acepta opiniones Esta confesión acepta opiniones.





Confesiones relacionadas

Confesiones relacionadas

0.0567429065704