Estás viendo la Confesión 23907, ubicada en Personalidad. ¿Quieres ver más Confesiones de Personalidad?
Anónimo

Te entiendo perfectamente; yo tampoco quiero tener hijos, lo tengo claro desde niña (nunca me gustó jugar con muñecas, y los bebés jamás me han inspirado ternura, más bien me inspiran rechazo). Aclaro; no soy lesbiana, sin embargo nunca he sentido instinto maternal y tampoco me quiero casar, tener que cocinarle a un hombre o ser "dueña de casa". Cuando me toca compartir con niños inquietos en aviones o en restaurantes me da dolor de cabeza y estrés, y cuando puedo (por ejemplo, durante un vuelo o viaje en bus), uso tapones de oídos para no oír sus gritos y llantos. A la mierda comentarios como: "tú también fuiste niña una vez", o "algún día te darán ganas de tener uno". Por un lado, tengo claro que ganas no me han dado ni me van a dar, y por otro en mi familia ni a mi ni a mis hermanas nos aguantaban berrinches o que nos portáramos mal en público; pienso que hoy en día a los niños mucha gente los malcría y por eso van molestando al resto en lugares públicos, porque nadie les dice nada. Lo de que te miren raro, es por la presión social y la creencia absolutamente errada de que una mujer debe tener hijos para sentirse realizada, siendo que hoy tenemos la opción de ser profesionales, viajar y tener la vida que queramos. Yo hace tiempo que decidí vivir sin preocuparme por cánones o normas sociales, y vivo feliz y relajada. Ánimo, nadie te obliga a ser madre y a palabras necias, haz oídos sordos.

Comentario 114253 | 02:26 09/01/2014

¡Puntúa el comentario 114253! 1.0/8 (2 votos)





Confesiones relacionadas