Estás viendo la Confesión 24057, ubicada en Infiel. ¿Quieres ver más Confesiones de Infiel?

Él murió y me arrepentiré siempre

He leído en esta web que nos aceptan confesiones sobre delitos punibles graves. Quiero advertir, antes de nada, que yo ya pagué mi deuda con la justicia, estuve en prisión, cumplí mi condena, y ahora soy una persona libre. O, al menos, mi cuerpo lo es.

Quiero confesarles algo, no espero que me entiendan, no quiero darles pena, ni que sientan compasión, ni nada de eso. Tan solo que, si me leen, respeten mis palabras. Intentaré ser breve.

En los 90, yo terminé mi carrera y al poco me enamoré del que pensaba que iba ser el hombre de mi vida, el hombre de mis sueños, mi príncipe azul. Y lo fue, ciertamente, lo fue durante un buen tiempo, pero, como quien dice, de la noche a la mañana, cambio, su personalidad cambió completamente. De ser un hombre leal, honesto, cariñoso, romántico... Se convirtió en un amargado que me ponía la mano encima casi todos los días.

Un día, a la salida de un cine me pegó. Me abofeteó delante de todo el mundo, incluso me dio patadas y se ensañó conmigo por una tontería del final de la película. Y de ahí surgió un caballero que le paró las manos. Dio la cara delante de todo el mundo, mi marido sintió gran vergüenza por las palabras de este señor, tanta que se marchó sin más.

Este caballero me recogió del suelo, y me llevó a su coche. Yo, realmente no sabía ni dónde estaba, lloraba y lloraba, confié en este hombre porque no podía hacer nada más. Me llevó a su casa y me tranquilizaba durante el trayecto, llegados a su domicilio el mismo me curó, y me ayudo a dar uno de los pasos más importantes de mi vida, que fue divorciarme de mi marido. Pusimos las denuncias pertinentes hacia mi marido y al poco tiempo me divorcié.

Perdónenme por resumir tanto, pero es un asunto muy largo y debo resumirlo muchísimo.

Me casé con este caballero. Durante mucho tiempo le llame "señor" y "caballero", porque bien merecía dichos títulos. Parecía algo de película, aunque sinceramente, a mí me habría gustado trabajar mientras estaba con él, pero su sueldo era suficiente como para que yo no tuviera que hacer nada, tan sólo ocuparme de mi casa, estudiar un idioma, socializar en el gimnasio... Era perfecto, cuando llegaba pronto del trabajo venía con grandes ramos de rosas. Cuando estaba trabajando me llamaba casi cada hora para decirme lo que me quería y que qué tal estaba. A veces llegaba a casa y me encontraba 10 o 20 mensajes de él en el contestador (entonces el teléfono móvil no era tan habitual como ahora), todos con piropos. Me respetaba sobre todas las cosas, me trataba como una reina. Su actitud para conmigo era como en los cuentos de hadas.

El trabajaba mucho, por seguridad no diré a qué se dedicaba, pero llegaba, a veces, incluso de madrugada a casa. Jamás pensé que un señor como él pudiera llegar a serme infiel, no cabía en mi cabeza, era algo imposible. Podría haber apostado mi propia vida a que eso era imposible. Pero un día una vecina me lo dijo, me comentó que a veces llegaba a la puerta de casa, y se despedía de una mujer que le acercaba en coche. No me lo podía creer, además, él se llevaba el coche al trabajo, da igual... Esto es otro tema.

Un día fui a su trabajo, una de esas madrugadas en las que el trabaja porque sus clientes le pedían "resultados". Ya desde la puerta de donde trabajaba escuchaba gemidos en su despacho. ¿Cómo era posible? Una gran rabia sentí, comencé a dar patadas y puñetazos a la puerta de su despacho y él abrió rápidamente. No por nada, sino porque trabajaba en un bloque de pisos y los vecinos se iban a enterar de todo, así que abrió y ahí estaban los dos, desnudos. Casi me desmayé. Sentí mucho sudor frío y mucha ira. No pudo articular palabra, no pudo decirme nada, ni yo a él. Nunca olvidaré sus ojos, sus ojos me pedían perdón con la máxima sinceridad. Créanme cuando les digo que jamás he vuelto a ver a nadie con esa mirada. Sus ojos reflejaban vergüenza, tristeza, pena...

Entre corriendo y le empujé con todas mis fuerzas con tan mala suerte de que cayó hacia atrás de la peor forma posible. Ahí terminó. Esto es una historia que no voy a contar.

Hoy, muchos años después, no saben cuánto me arrepiento de aquel ataque de ira. Termine con la vida de una persona que no merecía eso, me puso los cuernos, sí. Pero nadie merece un castigo tan fuerte por un suceso temporal como es una infidelidad. Además, para una infidelidad siempre hay un motivo, y él, mirándolo a su modo, lo tenía, ya que tras lo que pasé con mi marido, hacer el amor con este hombre se me hacía muy difícil, por lo que nuestra sexualidad era casi nula. Por esto me fue infiel, por esto se acostaba con la otra mujer. Y, como en las películas, se quitaba nuestro anillo cuando estaba con ella, e incluso a veces la llamaba por mi nombre. Me enteré después de tantas cosas.

Salí de prisión, mi cuerpo ya no está prisionero, pero mi alma, mi espíritu siempre estará en la cárcel. En la peor cárcel, la cárcel de mi interior. Cuando salí de prisión me hice pruebas, sobre todo para ver si era seropositiva porque, presa una hace muchas tonterías, sobre todo para evadirse de la realidad. No tengo ninguna enfermedad grave, y esto, por un lado me tranquilizó, pero por otro lado, me entristeció, porque para mi, la muerte, es la única forma que tengo de olvidar que he quitado la vida a una persona, a una buena persona.

Quizás crean que me estoy poniendo melodramática, pero de verdad, ustedes no saben lo que se siente, el vacío que tengo en mi interior jamás nada lo podrá llenar.

Y con lágrimas en los ojos les digo, antes de actuar, antes de hacer algo, piensen. Incluso antes de comenzar una discusión, una simple discusión, piensen detenidamente las posibles consecuencias, todo lo que hacemos tiene consecuencias. Y hay cosas que se pueden arreglar.

Fecha 15/01/2014 Vistas 2498 Acepta opiniones Esta confesión acepta opiniones.

M
mee (129)
Registrado hace: 1368 días
Estado: Activo. Público.
Firma:
HotGirl

wow no deberias sentir culpable por algo asi tu no tienes la culpa de la infidelidad para eso no hay verdaderas razones ya deberias dejar de pensar asi ya lo pagaste trata de liberarte y ve a un psicologo en parte lo merecia por infiel no todo en la vida es sexo

Comentario 114581 | 18:27 19/01/2014

¡Puntúa el comentario 114581! 5.1/8 (7 votos)

Anónimo

La verdad no te creo. Supongo que eres de una imaginación desbordante y nada es cierto. Hay demasiado melodrama en este asunto. Deberías hacer guiones para teleteatros.
Hay un gran error en tu confesión que no la hace creíble: fuiste a la cárcel por un empujón que le causó la muerte. Después no detallas más. No dices, por ejemplo, si cayó al vacío o se rompió la crisma contra una saliente o cómo fue... creo que para evitar contradecirte.
Bien aceptemos por ahora que haya sido así, ¿qué juez mete presa a una mujer por un ataque de emoción violenta sin uso de armas? Ninguno, y menos un tribunal de apelación o una corte suprema.
Así, que salvo que hayas tenido un abogado lamentable (o que se dejó comprar) o que estés ocultando algo más, así como lo presentaste estarías mintiendo en toda la línea. No llevaste arma encima, luego no hubo premeditación ni alevosía; no lo hiciste seguir sino que lo fuiste a buscar a su oficina donde era lógico que estuviera; lo encuentras copulando desnudo con una mujer en su lugar de trabajo y ahí lo empujas, fue inmediato todo, no pasó una semana hasta darle el empujón por ejemplo, que te hubiera dado tiempo de reflexionar, no, fue inmediato.
Nadie te hubiera castigado con más de una libertad condicional o detención domiciliaria, salvo que vivieras en China, que obviamente no es el caso.
Así que por Dios, deja de mentir o cuenta lo que falta...

Comentario 114590 | 20:41 19/01/2014

¡Puntúa el comentario 114590! 8.0/8 (5 votos)

Anónimo

Lindas palabras de tu reflexión .....es la primera vez que dejo mi opinión y me pareció un aporte tu vivencia para quienes estamos pasando por una. Un abrazo ....

Comentario 162946 | 14:25 11/11/2016

¡Puntúa el comentario 162946! 2.0/8 (2 votos)

Anónimo

Vaya historia..woww
Espero que te logres perdonar, sabes en el fondo que fue u accidente, tú intención nunca fue la de hacer lo que paso..

Comentario 174318 | 22:28 18/05/2017

¡Puntúa el comentario 174318! 0.0/8 (0 votos)

Anónimo

Totalmente de acuerdo con la persona que hizo el comentario #114590.

Comentario 174349 | 23:59 19/05/2017

¡Puntúa el comentario 174349! 0.0/8 (0 votos)





Confesiones relacionadas


0.125427007675