Estás viendo la Confesión 26990, ubicada en Trabajo. ¿Quieres ver más Confesiones de Trabajo?
Anónimo

parece la historia de mi vida.
Animo, enfocate en lo mas importante. igual nunca quedaras bien con todos.

Comentario 125990 | 09:03 25/12/2014

¡Puntúa el comentario 125990! 4.5/8 (2 votos)

Anónimo

No hagas nada esperando recompensa, siente la satisfacción interna de haber sido útil. Allá los demás con sus reacciones.

Comentario 126008 | 00:14 26/12/2014

¡Puntúa el comentario 126008! 2.0/8 (1 voto)

Anónimo

no se desanime, el señor la recompensara con creces, siempre el nos dara el ciento por uno a quienes hacen bien sin mirar a quien.

Comentario 126012 | 00:41 26/12/2014

¡Puntúa el comentario 126012! 3.0/8 (2 votos)

Anónimo

Poca información, pero debo decirte que se cazan mas moscas con miel que con hiel. El ser atento, sonreir siempre, ser gentil, UUUFFFFFFF eso vale oro y te abre mil puertas. El que anda a patadas recibe mil de vueltas. Y no es chiste.
Sea practica, o lo que los siuticos llaman inteligente emocional.

Comentario 126016 | 01:30 26/12/2014

¡Puntúa el comentario 126016! 4.0/8 (1 voto)

Autor de la confesión

Hola a todos y muchas gracias por los comentarios.
Me enfoco en lo importante que es llevar el pan a mi familia y por eso es que todavía estoy trabajando para una empresa cuyo dueño es un maleducado e irrespetuoso, que no valora el buen desempeño, ni las actitudes ni aptitudes de su personal. Pese a que trabajo acá desde hace mas de siete años con muy buena labor desarrollada, me gané mi puesto actual y mejor sueldo no por mi buena labor si no porque una nueva compañera, a la que tenía prometido el puesto, no quiso acostarse con él. Ella también pasó conmigo de jugar a la indiferencia por esto.
Yo sigo haciendo mi trabajo, doy lo mejor de mí a diario para que la empresa cumpla sus objetivos y a fin de mes paguen mi salario y el de mis compañeros. Pero no tengo la culpa que esta persona no pueda formar su equipo de trabajo de acuerdo a sus gustos y que no pueda despedirme porque hago las cosas bien. Por tanto cada vez que paso por la puerta de su oficina ya no saludo ni sonrío. Qué más da si nunca me responde. Y a mi compañera lo mismo, con la diferencia que ya mas de uno se dio cuenta que está jugando sucio por rencor. Si cambian su actitud, si me saludan y me respetan desde ya tendrán mi saludo, sonrisa y amabilidad.

Comentario 126138 | 00:00 29/12/2014

¡Puntúa el comentario 126138! 1.0/8 (1 voto)

Anónimo

Bien hecho pues! En todo caso ten cuidado, podrian hacerte quedar mal. Nunca se sabe que es lo que piensa el otro. Saludos y suerte.

Comentario 126225 | 01:49 31/12/2014

¡Puntúa el comentario 126225! 1.0/8 (2 votos)





Confesiones relacionadas


0.159188985825