Estás viendo la Confesión 28130, ubicada en Amor. ¿Quieres ver más Confesiones de Amor?

Cero a la izquierda

Es bien sabido en mi círculo amistoso que lo mío no son las relaciones. Jamás lo han sido. Todo el mundo ha sido testigo de todos los rechazos que he sufrido, unos más dolorosos que otros pero rechazos y fracasos al fin y al cabo. Antes, le echaba la culpa a mi inminente sobrepeso y falta de cuidado personal, sin embargo tiempo después adelgacé y comencé a arreglarme más por lo que pensé que mi suerte cambiaría. Y obviamente me equivoqué terriblemente con esa suposición tan ingenua.

Durante la preparatoria, estuve profundamente enamorada de un chico un grado mayor que yo. Todos los que se enteraron de ello (amigas, amigos y uno que otro conocido cercano) no paraban de decirme que no era guapo y que era gordo, que era estúpido y no se qué más estupideces referentes a su aspecto o personalidad, pero para mí tenía algo... diferente. Me gustaba cada aspecto de su persona, sus reacciones, su manera de pensar, sus defectos, su todo. Realmente no se como explicarlo, sólo se que me atraía demasiado y que hice todo lo humanamente posible por acercarme a él, por conocerle, por siquiera poder entablar una amistad. Todo esto, ignorando el hecho de que alguien le había comentado que me gustaba, detalles más, detalles menos. Todo esto, ignorando el hecho de que yo le desagradaba profundamente, que no tenía tacto al referirse a mí poco respetuosamente y que sus amigos hacían bromas pesadas respecto a mí a las que él respondía con caras de asco y muecas de disgusto. Al enterarme de todo eso y atar cabos respecto a ciertas actitudes que tenía para conmigo cuando llegábamos a cruzar palabra, me sentí terriblemente humillada y deshecha. Me provocó una herida más profunda que cualquiera que me haya podido provocar yo o cualquier otra persona con su rechazo jamás en la vida. Entonces, decidí que era hora de que mi amor propio hiciera acto de presencia para rescatar los restos de mi apaleada dignidad, por lo que pretendí (o al menos de eso me convencí al principio) superar el asunto y seguir con mi vida. Pero durante el tiempo que duró la preparatoria, no dejó de herirme verlo ligando y coqueteando con otras chicas, siendo amable y lindo con ellas, aunque no llegase a nada nunca. Porque yo habría dado mi brazo derecho por que el me respondiera de esa forma y viera que lo quería de verdad.

Tiempo después, coincidimos en la Universidad, misma facultad pero diferente carrera. Para mi desgracia, seguía produciendo el mismo efecto en mí, por lo que decidí ignorarlo. Curiosamente, para mi sorpresa, él fue quien me saludó y se portó todo amistosamente conmigo. Para ese entonces, mi aspecto había cambiado bastante y ya había sido testigo de los efectos que tenía en otros chicos por lo que deduje rápidamente a qué se debía su repentino interés. Lo sano, por llamarle de alguna forma, habría sido darle alas y rechazarlo después para vengarme por lo que me hizo tiempo atrás. Tristemente, como seguía gustándome demasiado me fue inevitable hacerme ilusiones respecto a que tal vez, ésta vez tendría suerte y le gustaría de verdad. Empezamos a hablar cada vez más, casi podría decirse que ya éramos amigos. Unos meses mas tarde, me invitó a salir. Ha sido, a pesar de todo, lo más bonito que me ha pasado en la vida, fue como un sueño hecho realidad. No pude evitar contárselo a mis amigos y amigas que sabían de ese asunto, pero para mi sorpresa lo primero que me respondieron fue que sólo quería acostarse conmigo. Yo jamás lo habría creído capaz de ser tan desconsiderado. Incluso me enojé con quienes me hicieron ese tipo de comentarios, pero lo deje pasar porque nada podía opacar mi felicidad en ese momento. Entonces, llegó el día y no cabía en mi de emoción. Llegué a esperarle al lugar indicado y llegó poco después. No sabía a dónde me llevaría, pensé que era una sorpresa. Subimos a su auto, y comenzó a avanzar... llegamos a su casa. Yo estaba nerviosa y aunque intentaba pensar en algo diferente, no dejaba de recordar los comentarios de sus verdaderas intenciones, pero los ignoré de nuevo. Entramos, estuvimos en la sala hablando unos minutos y el trajo cervezas. Algo me dijo que era hora de irme, pero no podía dejar las cosas así... después de todo, estuve años esperando por ésta oportunidad. Estaba sumida en mis pensamientos, escuchándole hablar pero sin poner atención cuando percibí un súbito silencio, entonces alcé la vista y el me estaba mirando fijamente. De repente, se lanzó contra mi y me besó de la forma más asquerosa posible, me levanto la blusa y cuando reaccione ya lo tenía sobre mí en el sillón; luego me quitó el sostén y me abrió el pantalón. Yo estaba aturdida por que en verdad no esperaba esa actitud, y desesperada porque no quería tener relaciones con el y no podía quitármelo de encima. Luego, me llevo casi a rastras a su cuarto y no pude hacer que dejara de tocarme y besarme hasta que casi grité que no quería hacerlo. Pude notar su enojo, y le expliqué que realmente yo no pensé que fuésemos a llegar a ese punto, a lo que él respondió "Perra, por favor, ¿Entonces a que crees que te traje? Nadie es tan ingenuo", luego me hizo vestirme de nuevo y me sacó de ahí. Cuando mis amigos preguntaron qué tal me fue, solo les respondí que fuimos a comer.

A nadie nunca le he contado lo humillada, vacía, utilizada y sin valor que me sentí luego de eso; más cuando pensé que tal vez seguíamos siendo amigos (porque en verdad quería su amistad, ya que lo consideraba muy especial en mi vida) y él ni siquiera me respondía los mensajes, en la escuela dejó de hablarme y al parecer a todos sus amigos les contó lo que pasó, ya que he tenido que soportar de sus conocidos comentarios en broma bastante humillantes respecto a eso, además de miradas incómodas y demás indiscreciones que suelen cometer las personas. Si alguien pregunta, yo sólo digo que son rumores y tengo que fingir que es algo que me hace gracia. Él me ignora por completo. Sólo me buscó durante un tiempo después cuando quería sexo y pensó que tenía un SI seguro conmigo, por estar desesperada y estúpidamente enamorada de él. Luego de eso me retiró el habla por completo. Y yo jamás voy a poder superar el hecho de que nunca deje de ser el cero a la izquierda que solo volteó a mirar cuando no había nada mejor con qué curarse el calentón.

Fecha 03/04/2015 Vistas 669 Acepta opiniones Esta confesión acepta opiniones.

Anónimo

Solo es un desgraciado que ni merece ni un pensamiento tuyo. Pasa página cuanto antes, al fin y al cabo hay muchos peces en el mar.

Comentario 131401 | 09:47 06/04/2015

¡Puntúa el comentario 131401! 3.3/8 (3 votos)

Anónimo


Persiste en tu dignidad y en conocer tu propio valor. Las relaciones sociales entre adolescentes y jóvenes son, muchas veces, muy crueles pero con el tiempo llega la madurez y se evalúa mejor a las personas.
Creo que entre las personas que lean tu confesión encontrarás muchas que se identifiquen contigo pues lamentablemente hay muchos casos.
No pierda la alegría de vivir, no amargues tu vida por esas experiencias desagradables, un día llegará en que todo eso sea un mal recuerdo.
No eres cero a la izquierda, cero a la izquierda son los que no te conocen verdaderamente y no te valoran por lo que de verdad eres.

Comentario 131412 | 16:40 06/04/2015

¡Puntúa el comentario 131412! 4.5/8 (4 votos)

Anónimo

Realmente esto parece una novela, pero bueno... De todas formas, te voy a decir que ese chico y toda la gente que se burla o te humilla no te debe de importar lo más mínimo, al fin y al cabo son personas circunstanciales en tu vida.

Comentario 131422 | 18:00 06/04/2015

¡Puntúa el comentario 131422! 3.5/8 (4 votos)

Anónimo

Tal vez en estos momentos te sientas horrible, pero despues daras gracias a ese Puerco por haberte dejado. Eso es lo que es un cerdo. Mejor dedicate a estudiar y a querterte mas, ese tipo de "hombres" no valen nada. Mi consejo es que pienses en todos sus defectos, se que es dificl porquer cuando uno se enamora solo piensa en las cosas buenas, pero piensa que el solo te queria usar, que habla mal de ti con sus amigos, que solo quiere andar de picaflor. Ademas la forma que te tomo suena a que casi fue una violacion. Cuidate mucho nena, algun dia encontraras un buen hombre que te aprecie y te quiera de verdad.

Comentario 131454 | 03:16 07/04/2015

¡Puntúa el comentario 131454! 6.3/8 (3 votos)

Anónimo

Hablas de una manera como si el fuese la última coca cola del desierto. Y lo que es peor das la impresión de culpabilidad.
Levanta esa cara manda pal carajo a los amig@s de el que son tan ratas como el.
Te has preguntado como estarias tu reputación si te hubieses acostado con esa basura.?

Comentario 131459 | 04:11 07/04/2015

¡Puntúa el comentario 131459! 2.5/8 (2 votos)





Confesiones relacionadas


0.182187080383