Estás viendo la Confesión 46065, ubicada en Familia. ¿Quieres ver más Confesiones de Familia?

No aguanto más vivir con mi madre

Desde que soy pequeña, mi madre me ha odiado.
Hasta los 8 años más o menos me estuvo cuidando mi abuela, pero entonces murió mi bisabuela, con la que estaba muy muy unida, y estuve deprimida de modo que mi madre me cambió de colegio por si acaso pensaban en el otro que era su culpa que yo estuviera así.
A cara de todos, ella parecía lo mejor, pero en cuanto estabamos solas, discusiones sin parar. "No te esfuerzas lo suficiente", "que hija tan estúpida", "ojalá pudiera cambiarte", "yo de pequeña no daba tantos problemas"
Yo, parece que no, pero juro que me esforzaba día tras día, cada vez más, para ser esa hija que yo creía que mi madre se merecía, o por lo menos la que ella decía que merecía.
Así pasaron los años y cada vez íbamos a peor. Me ha llevado a muchos psicología porque creía que era muy estúpida para mi edad o porque creía que era muy rebelde.
Han sido pocas veces las que le he rechistado. Si, es verdad que hemos tenido muchisimas discusiones, pero cuando ella decía "se acabó" , se acababa.
Actualmente, estoy a un mes de cumplir los 17, y en mi casa, soy quien lava, tiende, friega los platos, hace la comida, pone la mesa, ordena la casa, la limpia, hago la habitación de mi madre, si me necesita debo ir corriendo, como si es para que le acerque el mando de la TV o un vaso de agua.
Estoy harta porque me sigue llamando inútil, me sigue haciendo sentir como que no valgo nada, como si fuera mierda. Ella no hace absolutamente nada. No trabaja porque tiene una pensión por invalidez, que es un fraude fiscal, pero como es lo que nos mantiene...
Además, es una compradora compulsiva. No deja de gastar y luego toca gastar menos en cosas como yo por ejemplo.
Todos los días se compra algo nuevo. Zapatos, collares, camisetas, vestidos...
Me llama infantil pero actúa como una adolescente.
Estoy cansada de ser YO la adulta (emocionalmente) y tener que estar a cargo de una adolescente mimada.
Quiero poder tener tiempo para mis amigos, si los consigo, quiero poder quedar con chicos, hacer mil locuras, todas esas cosas que se hacen en la adolescencia. Pero no.
Estoy atrapada en una rutina que es la siguiente :
6:00 me levanto, me preparo para el instituto, paseo a la perra, preparo mi desayuno y dejo el de mi madre preparado en el microondas. Me voy y estoy estudiando lo máximo posible, incluso en los recreos ya que no suelo tener tiempo fuera del instituto. Salgo a las 14 o a las 15, voy a casa corriendo (literalmente), preparo la comida lo más rápido posible, preparo la mesa y sirvo la comida, cuando está TODO listo la aviso para que venga a comer, discutimos mientras comemos o con muuuuuucha suerte ni hablamos. Ella termina y se va al sofá a ver la tele, yo termino y recojo y limpio todo. Saco a la perra otra vez. Ordeno la habitación de mi madre, si es necesario pongo lavadora o tiendo, dos o tres veces a la semana limpio la casa.
Con suerte no me necesita para nada más y puedo empezar a dedicarle unos minutos a estudiar. Lo mismo con la cena, y pasear otra vez a la perra. Por fin, si no se le ocurre nada que pueda hacer, me deja irme a dormir, pero no suelo poder, y cuando puedo,tengo pesadillas.
Puede no parecer mucho, pero para mí es agotador.

Fecha 12/11/2017 Vistas 188 Acepta opiniones Esta confesión acepta opiniones.

Anónimo

Pedí ayuda a otro familiar, tu mamá es una vieja de mierd*, inútil y encima manipuladora. Jamás vas a hacer feliz al lado de un pedazo de carne inservible. No funciona como madre, para nada.
Ayuda a un profesor o alguien más, no podes seguir así.

Comentario 182374 | 16:25 14/11/2017

¡Puntúa el comentario 182374! 3.0/8 (1 voto)

Anónimo

Completa y absolutamente de acuerdo con el comentario anterior, esa mujer NO es madre, tienes que buscar la forma de salir de ese infierno, eso No es vida, eres muy jovencita para adquirir responsabilidades que no te corresponden; por favor no sigas allí, busca ayuda, si no puedes espera a cumplir tu mayoría de edad y vete de esa casa, consigue trabajo, independizate y liberate de esa esclavitud; preocupate solo por tí, HAZ TÚ VIDA, y pon tu corazón duro; no me cabe duda que con lo fuerte y luchadora que eres Saldrás adelante y serás feliz porque te lo mereces, un Abrazote.

Comentario 182379 | 17:37 14/11/2017

¡Puntúa el comentario 182379! 2.0/8 (1 voto)





Confesiones relacionadas


0.115972042084