Estás viendo la Confesión 49683, ubicada en Relaciones. ¿Quieres ver más Confesiones de Relaciones?

Amigos con confianza

Soy hombre. Esta historia se remonta hace algunos pocos años atrás. Todo comenzó con un viaje que realice junto a un amigo a una ciudad del centro del país. Este amigo había llegado a mi vida producto de mi actividad laboral y en un comienzo no éramos más que conocidos. Él es un tipo guapo, blanco, alto, con unos hermosos ojos verdes. Cualquier mujer desearía tenerle como pareja. El viaje que les cuento fue para asistir a un concierto de un gran músico británico que por vez primera visitaría el país. Durante la planificación de nuestro viaje, nos fuimos conociendo un poco más con mi amigo, hablándonos casi todos los días de lo bien que la pasaríamos en el concierto, de las cosas que teníamos que hacer, etc. El día del viaje llegó y nos fuimos al concierto, donde cantamos y pudimos disfrutar de un gran espectáculo. Durante el concierto estuvimos de pie, y nos molestábamos mutuamente golpeándonos las piernas en su parte posterior para que éstas se flexionaran haciendo incomodo la vista al escenario, sin duda una excusa para buscar algun contacto físico o proximidad, pero tambien como una forma de demostrar lo felices que estábamos de poder hacer algo juntos. Una vez terminado el show, nos fuimos a nuestro hotel, hecho que valió la pena del viaje . Allí mi amigo, estando próximos a acostarnos, se me acerca estando yo desprevenido y me da un certero golpe en mis testículos preguntándome si en esa parte me dolía (haciendo referencia a los golpes que durante el concierto me había efectuado en las piernas). No mentiré respecto a que dude si seguir o no el juego, pero decidí ir más allá respondiendole ¡Con que andamos con esa! y comenzamos a golpearnos la zona genital, tratando de impedir que las manos de ambos llegaran a su objetivo. Cada uno sentía como nuestros miembros se endurecían por la excitación que nos proporcionaba el juego que habíamos iniciado, el cual no llego más lejos que solo esos golpes con ropa, pero que me dejo muy excitado por lo prohibido de ese tipo de conductas en dos amigos que hacia poco estaban estrechando su relación. El regreso a nuestra ciudad se realizaría a la mañana siguiente y luego de despertarnos la dinámica de los golpes nuevamente se dio, sintiendo como teníamos de duro nuestros miembros. Con el tiempo esta practica se volvió rutina sin ir mas allá de unos toqueteos. Por trabajo abandone la ciudad de mi amigo y me fui a una mas lejos. Luego de 2 años mi amigo me informa que estaba en una ciudad cercana y si podía ir a visitarme después de tanto tiempo sin verme.... Eso y como a partir de esa visita fuimos estrechando nuestra confianza lo cuento en otro post.

Fecha 16/06/2018 Vistas 577 Rechaza opiniones Rechaza opiniones.


Confesiones relacionadas


0.1687541008