Estás viendo la Confesión 51668, ubicada en Miedos. ¿Quieres ver más Confesiones de Miedos?

Abuso sexual...

Cuando tenía 9 años, el esposo de mi tía, se sobrepasó conmigo; habitualmente iba a casa de mi tía para pasar la tarde y jugar con su hija, no recuerdo si estaba recién nacida, a veces llevaba un cuaderno para hacer tareas; el amablemente se acercó y empezó a acariciarme el cuello, estaba confundida, se sentía bien; no estaba segura de que ten malo era eso, por aquello que impone la familia de que hay que ser amable con los familiares; pero algo me decía que eso no estaba bien, yo desabroché el botón de mi blusita y acarició mis pechos, eran muy pequeños, los recuerdo bien, y con su otra mano me toco encima del pantalón la vagina; recuerdo que fué exitante, era una niña, recién me entero que es normal que los niños exploren su sexualidad desde muy pequeños; este episodio lo recordé después de una grave crisis de depresión leve, a los 28 años; ahí supe que ESO, que no sabía: HABIA SIDO MUY GRAVE para mí, no recuerdo como terminó; pero eso fue lo que pasó, no creo que haya habido algún otro detalle, mi tía tenía un sueño liviano, y lo mas seguro es que haya despertado. Este señor desde que estaba pequeña no solía ser amable conmigo, de hecho en esa época ningún adulto; creo que por esa sensación de sentirme "raramente querida" fué lo que me impidió discernir de la situación, ME CULPÉ, por muchos años me CULPE. Como esa grandísima porquería era él, el típico encantador con todo el mundo; se que no le conté los pormenores ni a mi mamá ni a mi tía, pero si les dije que ese señor me molestaba, NO ME CREYERON, dijeron que yo era una chismosa y que siempre yo exageraba TODO, de hecho lo gritaron, todo lo decían con una violencia neurótica desmedida, preferí callar aquel suceso y culparme a mi, por no haber gritado o haber salido corriendo; yo ya me perdoné por ello, no fué mi culpa; ESE monstruo que creo tenía 24 años o más en ese entonces. Ahí el infierno apenas comenzaba, recuerdo que un día me abordó y me dijo que lo que pasó no se lo debía contra a nadie, porque no fué nada; (El era policia y siempre estaba armado, eso era suficiente para intimidarme)... yo no entendía y así lo asumí..... por razones que no entiendo, él llamaba todos los días a casa a preguntar por mi mamá; como yo o mi hermano menor debíamos contestar el teléfono para que nuestros padres no se enfurecieran, debía aguantarme la conversación con ese señor, lo odiaba, me daba asco, sentía ansiedad y pánico, como yo y mi hermano solo nos llevamos dos años nuestras voces se parecían, así que con éxito a veces lograba confundirlo; este suplicio de aguantarme conversaciones incomodas con mi agresor duró 7 años mas... Gracias a la vida y sus vueltas, lo asesinaron en el año 2000. Yo sé que eso que me sucedió a los 9 años, fué una de las cosas traumáticas en mi vida; hace 5 años me propuse cambiar todo lo que me limitaba y sanar mis heridas.... esta creo la sané, pero recientemente me había dado vueltas el hecho de que debía decir "los detalles" que recordaba, al universo, dar perdón, recibir perdón, y sobre todo aceptar la lección, y escoger la felicidad. Por fortuna este monstruo murió, yo me siento bien... quiero que esté se vaya para siempre, y dar paso a nuevos recuerdos. por eso recurrí a esta pagina hoy. Pienso que son muy valientes las mujeres que dan la cara y denuncian, pero también quiero que esto se pierda en el olvido ...en el olvido de recordar sin rencor como lo hago en este instante, abrazo mi niña interior, y le digo lo que necesité oir esa vez, que no fué mi culpa, que ese hombre estaba desquiciado y así él se lo demostró a mi tía con el tiempo, que ese no es un buen proceder; que puedo salir corriendo sino me siento segura... y sobre todo que pase lo que pase, no estoy sola...

Fecha 12/03/2019 Vistas 503 Acepta opiniones Esta confesión acepta opiniones.


Información de comentariosNo hay comentarios. ¡Sé el primero en comentar esta confesión!





Confesiones relacionadas


0.146996021271