Estás viendo la Confesión 51764, ubicada en Amor. ¿Quieres ver más Confesiones de Amor?

Yo, fotógrafo.

Bástense con saber que tengo 29 años y nací en Segovia y que ahí pasé buena parte de mi vida hasta que decidí mudarme a Madrid para estudiar ingeniería electrónica. Cuando estaba en el primer año de la facultad, en mis ratos libres me gustaba tomar la cámara de mi celular y comenzar a fotografiar cualquier cosa que me llamase la atención. Aves, edificios, parques, personas, museos, lo que fuera… Conforme pasó el tiempo me di cuenta de que tenía cierto talento para la fotografía, así que poco a poco fui dejando de lado los estudios de ingeniería y para meterme de lleno en aquella materia.

A la larga, los talleres que ofrecían en la uni me parecieron insuficientes y comencé a buscar cursos más especializados y me fui convirtiendo (modestia aparte) en una especie de profesional de la lente. Sin embargo, el poco dinero con el que mis viejos me apoyaban al mes, más un trabajo que tenía como repartidor de comida ya no me eran suficientes. Es en este momento en que mi historia se puso más interesante. Cierto día, había ido de juerga con mis amigos y amigas, y todo sucedió de forma normal para una noche como esa. Baile, risas, cerveza y diversión. Aquella noche le había pedido a una chica a la que le traía ganas desde hace mucho si quería volver a mi depa. Ella se negó cortésmente y ahí quedó la cosa. No obstante, al volver a mi edificio, todavía estaba bastante caliente e hice lo que cualquiera: tomé mi computadora portátil y busqué algún videíllo para poderme hacer una paja.

Ya cuando había encontrado el vídeo con el que iba a ponerme en el asunto, me brinca en la pantalla un anuncio publicitario de una página de porno que se encontraba en la ciudad, y antes de que me diera cuenta, en lugar de hacerme una paja estaba navegando por ese portal y me enteraba que estaban buscando fotógrafos y camarógrafos. Y yo así de “Pues, joder, vamos intentándole”. Al día siguiente fui al lugar y me concedieron una entrevista donde les enseñé mi trabajo como fotógrafo y ¡les había gustado! Cuando me preguntaron que cuándo podía empezar, sin dudarlo dije que de inmediato. Terminé abandonando los estudios de ingeniero y me dediqué de lleno a mi nueva profesión. Tenía 24 años en aquél entonces.

Mi vida fue lo máximo desde ese momento. Tenía la suficiente plata para vivir cómodamente y seguir especializándome en la fotografía, además de que ahora soy yo el que envía dinero a mis viejos una vez al mes. De vivir en un departamento chico en un edificio viejo, pasé a vivir a un departamento más amplio, ubicado justo por el centro. Pero lo mejor de todo, eran las chavalas. Chicas que rondaban entre los 18 a los veintitantos a las que tomaba fotos en todo tipo de posiciones y todas ellas en pelotas. Por si fuera poco, siempre tenía la buena suerte de salir con alguna que otra para pasarla bien y echar unos buenos polvos. No eran relaciones serias, era todo casual y cada parte sabía bien a lo que iba. Lo que lo hacía más fácil y sin tantas complicaciones ni malos ratos. Incluso algunas de esas chicas se llegaron a convertir en buenas amigas con las que mantengo el ocasional contacto por Facebook o Whatsapp. Todo bien.

El problema empezó hace apenas unos 6 meses, cuando me habían hablado para una sesión de fotos de una chica recién llegada. Me habían dicho que era una castaña de 27 años y de un metro con setenta. Luego de unos 20 minutos entre caminar y tomar el metro, llegué al lugar para dar comienzo con otra jornada de trabajo.

Sin dar tantos rodeos: me enamoré.

Tuvieron que pasar 2 meses para que finalmente me armara de valor y la invitara a salir conmigo. Lo hizo y en lugar de salir a bailar, nos quedamos de ver en la Plaza Mayor para pasear y llegar a un restaurante italiano que me gusta mucho (y al que llegué a llevar a algunas de mis citas). Fue una muy bonita velada en que aprendí mucho de ella. Estaba en el último año de la facultad de Leyes en la Complutense, necesitaba un trabajo que le brindara buena plata porque había muerto su viejo hacía un año, que ella era de un pueblo cerca de Zaragoza, que le gustaban las novelas de Stephen King y era una fanática de Queen y Nacha Pop. También hablamos del futuro, y me había dicho que lo del porno era temporal y que acabando la uni quería dedicarse a ser abogada de Derecho Laboral.

Yo en ese momento no le quise decir nada acerca de mi abandono de los estudios y de que no me veía haciendo otra cosa más que seguir en mi actual trabajo por tiempo indefinido. No sé qué me hizo omitir ese detalle con ella. Sólo sabía que me hacía sentir vergüenza de ello. En ese momento me sentí realmente avergonzado de mí mismo y de mi estilo de vida. Cuando acabó la velada, no le pedí que regresara conmigo. No hice ni el más mínimo intento de sugerirle que tuviéramos relaciones. Sólo… la llevé de vuelta a su departamento y regresé al mío. Esa noche, a pesar de haber sido maravillosa, me hizo sentir como un miserable.

Hemos estado saliendo de forma esporádica desde ese entonces. La pasamos muy bien juntos y hemos hecho muchas cosas los dos. Desde ir a bailar a lugares molones, hasta hacer cosas simples como comer en el depa de alguno de los dos y ver Netflix. Esto es diferente. Se siente diferente. Y por lo que he podido apreciar, ella siente lo mismo por mí.

Pero sigo sintiéndome culpable cuando estoy con ella. Siento que no la merezco. Ella tiene un futuro brillante delante de ella. Ya está empezando a hacer los preparativos para su graduación. Está a punto de terminar la facultad, y yo soy sólo un tipejo ignorante que abandonó los estudios y tuvo suerte. Nada más.

Me da mucha vergüenza que ella quiera estar con una persona como yo, cuando existen mejores partidos. Podría retomar los estudios, pero muchas de las cosas que había visto en ese entonces ya se me olvidaron. Sería empezar todo de nuevo. Y ya casi tengo 30 años, coño. Ya prácticamente estoy a nada de dejar la etapa de la juventud.

¿Qué hago? No la quiero perder. Pero tampoco es justo para ella que esté conmigo. ¡¿Qué coño puedo hacer?!

Fecha 17/03/2019 Vistas 275 Acepta opiniones Esta confesión acepta opiniones.

n/a
perecool (406)
Registrado hace: 695 días
Estado: Activo. Público.
Firma:

¿Donde está el problema con tu trabajo? es igual de respetable y tiene futuro. Eres un experto en foto/video y esa es una materia muy solicitada actualmente, por si te preocupa que te dediques al mundo de la pornografía/erotismo... qué te crees? que la abogacia es mejor? La gente es la misma aunque quizá en diferentes posiciones... divorcios, asesinatos, corrupción empresarial, y en esto no es que tu novia vaya a proteger sus clientes de tales cosas sino todo lo contrario, al que pague mejor.

Comentario 199128 | 08:09 19/03/2019

¡Puntúa el comentario 199128! 8.0/8 (1 voto)

Anónimo

Dejar que ella decida!! Tener más estudios no te hace ser mejor persona, lo que vale es el interior de cada uno no lo que hayas estudiado o cómo te ganes la vida. No le des tantas vueltas y sé feliz.

Comentario 199132 | 09:46 19/03/2019

¡Puntúa el comentario 199132! 8.0/8 (1 voto)

Anónimo

¿Y estás seguro de que ella va a salirse de ese ambiente y terminará una carrera? Muchas p0rn0 stars supuestamente empezaron "nada más por un rato", para poder estudiar después (Aria Giovanni), o para salir de una situación económica precaria (Veronica Zemanova), y luego ya no salieron de eso. Confiesale tus sentimientos, y háblenlo.

Comentario 199148 | 21:07 19/03/2019

¡Puntúa el comentario 199148! 8.0/8 (1 voto)

H
Marcelo (784)
Registrado hace: 1382 días
Estado: Activo. Privado. Plus!
Firma:
Nada es lo que parece.

27 años, ya estaba media pasada para la industria del porno, y pasada y media para una abogacía.

Digo… salvo que sea mago y fotógrafo, cuesta entender como fotografió la sensualidad de una morra joven de 18 años, en una de 27 años, parámetros distintivos que exige sin excepciones, la industria del porno.

A menos que estemos hablando de una actriz consagrada del porno, que además de atributos físicos, desempeño actoral destacable, tiene esa aura especial y distintiva, que le permita ir mas allá de una sección fotográfica y dos o tres videos. Y que por su confesión, no es el caso.

¿Futuro brillante?, ¿una mujer que se sustenta con el porno? y cuesta creer que lo diga en serio, como todavía cuesta creer que asista a una Universidad, especialmente la Facultad de Derecho, que tiene una nota de corte superior a 5, y es muy improbable, imposible, que con 27 años se encuentre cursando, cuando con 24 años, debería estar cursando sus prácticas para su titulación, pero me puedo equivocar.

Lo que no me voy a equivocar, que una mujer que haga porno, se titule de grado, es para aumentar la tarifa.

Y esa es la cuestión, si tiene dinero, como su “doncella”, puede tener, de a diez por cuadra.

Maldito imbécil, deje de mirar porno y de hacerse la paja, porque hasta para mentir, algo de cerebro, del que razona, tiene que usar.

Comentario 199173 | 05:55 20/03/2019

¡Puntúa el comentario 199173! 7.2/8 (9 votos)

Anónimo

Nunca es tarde para volver q empezar a estudiar, tengas 30 o 50 años ya que lo importante sean las ganas, ahora bien que hayas dejado tus estudios no te hace la peor persona del mundo, sin embargo ella es la única que decide si estara contigo tengas estudios o no, lo importante es que te quiera tal como seas no por tu estudios, ni por cuánto ganes, ni por qué trabajo tengas

Comentario 199194 | 18:01 20/03/2019

¡Puntúa el comentario 199194! 0.0/8 (0 votos)

Anónimo

Confesante, no hagas caso de pendejos trolls como el tal "Marcelo" que se sienten bastante cómodos desde su pequeño pedestal de superioridad moral que es más falso que un billete de tres pesos y se mienten a sí mismos poniéndose en internet como el máximo ejemplo a seguir.

En cuanto a tus dudas sólo te diré algo: cualquier trabajo es digno, desde el ser un barrendero, hasta un cirujano. Yo te diría que es algo que deberías hablar a detalle con tu chica pero ten en cuenta que, al final del día, ella será la que decida qué hacer con su vida.

Comentario 199766 | 02:59 02/04/2019

¡Puntúa el comentario 199766! 8.0/8 (2 votos)

H
Marcelo (784)
Registrado hace: 1382 días
Estado: Activo. Privado. Plus!
Firma:
Nada es lo que parece.

Ser de luz, 197766, que injuriante que diga que me pongo de ejemplo. Lo dejo bien clarito, no quiero que nadie me siga, ni me use de ejemplo.

Mire si termino como Ud. 199766

Y que célebre cita la que ha expresado, cualquier trabajo es digno, desde barrendero hasta un cirujano.

Progresista comparación, sobre todo para el cirujano, en fin... como siempre digo, no es que respiran comúnmente, sino que “luchan” por respirar.

Y le aviso que los dos trabajan en la industria porno y si cree que son tan dignos como un cirujano, pues nada miserable, que le puede importar, lo que yo diga.

Da lo mismo que sea cura, colchonero, rey de bastos, caradura o polizón…

PD: ¿Falso como billete de tres pesos?, esa no la entendi.

Comentario 199785 | 19:35 02/04/2019

¡Puntúa el comentario 199785! 6.3/8 (4 votos)





Confesiones relacionadas


0.195444107056