Estás viendo la Confesión 53718, ubicada en Amor. ¿Quieres ver más Confesiones de Amor?

Estar enamorado es una mierda

Conocí a una mujer, que me gustó y me atrajo desde que la ví, y al conocerla poco a poco me atrajo con su personalidad, logré tener con ella una relación, que estuvo llena de momentos inolvidables, fuí la persona más feliz del mundo y duramos casi dos años como novios. En el pasado diciembre pues todo acabó ella me terminó, por más que intente olvidarla y superarla no pude, al fin de al cabo la vida me trajo nuevamente a ella. Hablamos, reímos, salimos y nos vimos... De todas formas era evidente que ella solo me quería cómo un amigo,ahh simplemente acepte el hecho de verla y poder hacerla reír. De forma inesperada ella tuvo la iniciativa de robarme un beso, cosa que seguí. La siguiente vez que nos vimos fue igual y así varios días. Pero ella me deja en claro que solo me ve cómo un amigo y que se niega rotundamente a tener algo conmigo nuevamente. No sé qué hacer, el hecho de poder pasar tiempo a su lado me hace muy feliz ya que sin ella, literalmente soy un hombre muy solitario, poco a poco me he empezado a dar cuenta que mi forma de ser no encaja con nadie de las personas que conozco, los pocos amigos que tengo se van poco a poco, me veo y entiendo muy poco con mi familia, era ella quién le daba un gran color a mi vida y el tenerla tan cerca y a la vez tan lejos me tiene muy deprimido, al punto de no poder dormir por días enteros, de correr detrás de ella por un posible beso, un arma de doble filo... Tan solo quisiera conocer a alguien que me ayude a salir de ese ciclo, que me dé el apoyo que ahora no tengo. Se siente muy mal no tener con quién desahogarse, se siente mal no tener a quien contarle tú día, más que a la persona que amas y que te ignora, una persona que solo está jugando conmigo.

Fecha 06/07/2019 Vistas 189 Acepta opiniones Esta confesión acepta opiniones.

Anónimo

Amigo aun no conosco el beso en los labios de un amor, ni lo calido de tomar una mano, actualmente estoy ilusionado con una chica, demasiado y al parecer ella se dio cuenta de mis intentiones y se esta alejando de mi soy muy timido si, esto me esta matando ya la quiero en mis brazos, besarla y decirle todo lo que siento, pero al ver tu confesion me lleno de pensamientos, tranquilo amigo, todo va a pasar solo as lo correcto, te mando un abrazo.

Comentario 205258 | 05:22 09/07/2019

¡Puntúa el comentario 205258! 1.0/8 (1 voto)

Anónimo

La chica con la que yo viví una noche de ensueño, me dejó una ilusión trunca impregnada de tristeza y desesperación. Tuve con ella momentos felices coronados por una noche de pasión intensa cuando pude apropiarme de su inocencia y su belleza incomparable. Es cierto que la vida me dió la oportunidad de disfrutar brevemente de su cuerpo y su corazón solamente por unos momentos. En una fría madrugada que yo hubiese querido prolongar para siempre la hice mía y la devoré como un lobo. Se entregó a mí y pude saciarme con su exquisita forma de amar, con sus besos cálidos impregnados de timidez y vergüenza. Con su piel de seda y sus sentidos a punto de estallar.
Como un ladrón actuando en la sombras la desperté de su sueño con mis besos y caricias. Dónde estarás hoy amor de mi vida. Con quién dormirás y a quién habrás llevado hasta el paraíso cada vez que te entregas a la pasión y el deseo. Puedo asegurar que el sabor de su piel nunca más volví a degustarlo. Su sorpresa, sus gemidos, su placentero dolor cuando pude entrar en su cuerpo no tiene comparación.
Fue mía y no lo olvidaré jamás. Cuando la fortuna me permitió estar con ella, los dos desnudos y entregados, un momento maravilloso y sublime se produjo cuando separé sus piernas y acerqué mis labios a la parte baja de su monte de venus, allí donde el ingreso a su preciado tesoro estaba resguardado por una tupida mata de renegrido vello púbico. Mi olfato pudo enseguida percibir el suave perfume floral que sutilmente se mezclaba con el aroma de sus exquisitos fluidos que generosos manaban desde el manantial de su intimidad.
Nunca más volví a verla. Nunca supe qué rumbo tomó su vida y ahora ni siquiera estoy seguro de que haya sido nada más que un bello y ardiente sueño.

Comentario 205280 | 18:35 09/07/2019

¡Puntúa el comentario 205280! 1.0/8 (1 voto)

Anónimo

Sólo olvida y ya, si sólo te ve cómo amigo busca otra persona y te desesperes, mientras más te desesperas menos llega la indicada, o quizás ya la conoces pero no te has dado cuenta, busca bien entre las pocas chicas que conoces sin ver su físico y sólo ver su alma puede estar quién sueñas, la persona de quien dices estar enamorado no es quien sueñas eso sólo vive en tu cabeza deja de ver muchas novelas y concentrate en buscar un buen corazón

Comentario 205290 | 20:58 09/07/2019

¡Puntúa el comentario 205290! 1.0/8 (1 voto)

Anónimo

Me enamoré de la hermana de mi amigo. Creo que él no lo sabe, aunque nos vio juntos un par de veces. Era una piba muy linda y casi no me daba cabida porque estaba de novia. Me costó bastante convencerla y al final pude invitarla a estar conmigo.
Ahora tengo temor porque la verdad es que me sobrepasé con ella estando dormida. No sé qué pensará o qué pensó, pero no pude contenerme y le bajé un poco su bombacha para intentar penetrarla. Eso la despertó y la vi algo confundida pero parecía que no le desagradaba del todo lo que yo le hacía. La niña estaba muy buena y yo estaba al palo, así es que busqué y busqué empujando con mi pija dura entre sus pelitos pero no pude penetrarla, ya que la bombacha estaba poco más arriba de sus rodillas y eso no le permitía abrir bien las piernas. Me parece que ella nunca había tenido sexo y estaba intacta. Empecé a sentir su rajita muy cerrada y me di cuenta que por el deseo que tenía me vaciaría encima de ella, y entonces la dejé y salí de ahí rápidamente hacia mi cuarto, donde terminé el asunto con mi mano.
Creo que no estaba enojada conmigo pero no me habló más. Después se fue para siempre y no volví a verla. Era hermosa y me hubiese gustado que sea mía, que fuera mi novia mi mujer...o qué sé yo. Me flechó para siempre porque no la olvido. Pienso qué habrá hecho, qué habrá pensado de mí.
Si sucediera hoy algo así, sería abuso sexual de parte mía. Lo que le hice no estuvo bien.

Comentario 205291 | 21:01 09/07/2019

¡Puntúa el comentario 205291! 1.0/8 (1 voto)

Anónimo

Cuando me casé mi novia y yo estábamos súper enamorados. Ya habíamos tenido sexo apasionado pero al casarnos fue como desatarnos. Lo hacíamos a toda hora, en el momento que podíamos. En la cama, en la ducha, en mi trabajo, en el piso del living, en donde pudiéramos. Yo con ella estaba loco. La miraba y ya tenía una erección inmediata. La deseaba todo el tiempo. A veces no podía dormir. Ella sí. Dormía plácidamente y yo permanecía en estado de vigilia con una excitación difícil de controlar. Sentir su aliento en mi rostro me enloquecía y no paraba de acariciarla dormida y relajada. Muchas veces quise coger despertándola con mi cosa entre sus piernas o entre sus pechos y me rechazó porque estaba cansada o porque quería dormir. Otras veces me decía que me atendiera sólo y entonces sin penetrarla y con ella boca abajo, la desnudaba y frotaba mi sexo por sus partes hasta acabar copiosamente y encima de sus nalgas, sus glúteos, sus pies, su espalda o su entrepierna. No podía aguantar y tenía que hacerlo. Al terminar me sentía humillado y ninguneado porque yo mismo tenía que limpiar su delicada piel manchada con mi semen.
Al poco tiempo de casados comenzó a decirme que se sentía presionada o perseguida. Que no tenía demasiado interés en el sexo y que sentía que quería volver a tener su vida y su libertad de soltera. La verdad es que esas revelaciones me desorientaban sobremanera.
Un día a la siesta cuando desnudos ya estábamos en las caricias y los juegos eróticos previos al acto sexual, repentinamente y con mucha frialdad me confesó que ya no quería coger conmigo. Me dijo muy seria que ya no aguantaba que yo se la estuviera metiendo siempre y que casi me tenía algo así como rechazo o repulsión. Que yo ya no era el hombre deseado para ella y que si la amaba, por favor la dejara tranquila y no la sometiera nunca más. Qué se sentía como violada cada vez que yo la manoseaba, le hacía sexo oral o la penetraba.
No sé qué es lo que en ese instante cruzó por mi mente pero me sentí morir. Mi mundo se hacía pedazos y mis ilusiones al tacho de la basura.
Fue una época de enorme sufrimiento. Jamás me resigné a perderla o dejarla. Tuve paciencia y dejé pasar el tiempo. Aguanté así y la amaba en silencio, el deseo febril que me quemaba lo calmaba masturbándome y sin llegar a tener contacto con otras mujeres para no traicionarla.
Pasó mucho tiempo y nadie supo jamás de nuestra crisis. Ante los demás éramos la pareja perfecta.
De a poco, lentamente al pasar el tiempo logré que volviera a ser la chica apasionada, la niña enamorada y dulce que luego de desnudarse se sentaba provocativamente sobre mis piernas para besarme fogosamente mientras yo la acunaba como a un bebé.
Hoy somos felices y disfrutamos del sexo. Con nuestros hijos ya grandes vivimos los dos solos y cogemos a la hora que nos viene en gana. En donde sea, en cualquier lugar de nuestra casa y de mil formas.
La verdad es que sigo enamorado de ella como al principio y me vuelvo loco, y acabo sobre ella o dentro de ella como un jovencito.
Es mi princesa. Mi dulce nena y me tiene loco.

Comentario 205314 | 02:34 10/07/2019

¡Puntúa el comentario 205314! 1.0/8 (1 voto)

Anónimo

Será que es demasiado pedir al universo que nos regale la posibilidad de conocer a una persona, tan solo encontrar por lo menos "UN ser humano" por el cual sentir verdadero ORGULLO de pertenecer a ésta especie.

Alguien admirable digno de reconocer, destacar, agradecer y felicitar para dejar de sentir LÁSTIMA, ASCO y VERGUENZA AJENA de tener que pertenecer por obligación a ésta pobre, MISERABLE y descriteriada humanidad.

Comentario 205342 | 21:19 10/07/2019

¡Puntúa el comentario 205342! 4.5/8 (2 votos)





Confesiones relacionadas


0.201028108597